¿Cómo saber si honras tus valores?

Comparte esta entrada

¿Eres quién dices ser? ¿Consideras que a diario vives los valores con los que te sueles identificar? Descubre si estás siendo coherente contigo mismo, qué es lo que comunicas de ti pero qué es lo que verdaderamente eres.

Tan sólo necesitarás: papel, boli y un cómplice. Vamos a empezar con un pequeño ejercicio llamado Excavación de valores.

Haz un listado de palabras positivas que te definan (mínimo 15).

Para ayudarte, puedes pedirle a alguien que te haga preguntas sobre ti, mostrándole algunas de tus fotos personales, o bien, apoyándose en preguntas como:

  • ¿Qué es lo más importante de tu vida?
  • ¿Por qué?
  • ¿Qué cosas valoras de una persona?
  • ¿Cuáles son tus hobbies?
  • ¿Cómo te sientes conectado 100% contigo mismo)
  • ¿Qué te transmite esta foto?

Con tus respuestas, esta persona irá tomando nota de palabras sueltas, están dando muchas pistas de cómo realmente eres. Toma ese listado, léelo, reflexiona unos minutos y sentirás que algunas de tus respuestas te resuenan más que otras. Señala aquellas 5 palabras con las que te sientas más identificado.

 

El indicador de plenitud: puntúa del 1 al 10 cómo estás viviendo cada valor

Es el momento de ser 100% honesto contigo mismo. De cada palabra que anteriormente hayas seleccionado, ponle una nota sobre diez.

¿Cuánto de familiar eres verdaderamente? ¿Estás a diario en contacto con los tuyos o llevas una temporada inmerso en tus proyectos y los ves poco? ¿Estás siendo completamente honesto? ¿Dices las cosas tal y como las piensas o quizás maquillas un poco tus respuestas a fin de buscar la aprobación de los demás?

Es el momento de ver si cumples con los que dices que son tus valores, de enfrentarte a la realidad. Como afirma Ana Guiu (Inti training&coaching CTI), de quién aprendí esta preciosa herramienta, se trata de una brújula de viaje para toda tu vida.

Bien, ¿te aparece algún valor con nota 6, 5, 4…?

Si es tan importante para ti, te reto a vivirlo más plenamente. ¡Sube su puntuación!

 

Pasa a la acción:

  1. Elige el valor que quieres trabajar
  2. Márcate una meta y fecha para poder trabajarlo
  3. Y búscate un cómplice

Cómplice. Sí, aquella persona que te hará el seguimiento de cerca, te preguntará y te recordará cómo llevas tu propósito. Lo necesitas porque si no te comprometes con alguien de confianza, para mostrarle que estás cumpliendo tu cambio de actitud, será fácil que te disperses y no cumplas tu palabra.

A modo de ejemplo:

Imaginemos que uno de los valores que has identificado más importantes es la realización profesional y, además, te dedicas al mundo de la comunicación. Sin embargo, ese sueño de querer emprender y dar a conocer tu marca personal no ha llegado nunca porque ya tienes suficiente trabajo con todo lo que te espera de lunes a viernes en la oficina. Y el fin de semana… prefieres descansar.

  • Valor: Emprender, vivir intensamente tu proyecto profesional: la comunicación.
  • Acción: Abrir tu propio blog y crear tu comunidad online
  • Cómplice: tu mejor amigo te reta a que en 2 meses tengas listo tu blog. Fecha acordada por los dos, sin vuelta a trás. Además, semanalmente tendrás que escribir y trabajar para posicionar tu marca personal.

 

El compromiso con uno mismo permite honrar tus valores. Este pequeño ejercicio es fantástico para vivir de forma más consciente, comunicar aquello que realmente eres, estar más a gusto con uno mismo.

Feliz tarde.

Deja un comentario

Suscríbete a mi Blog

Responsable: Pilar Fernández, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@pilarfernandez.net .Para más información consulte nuestra política de privacidad